Inicio Responsabilidad Social Trabajo informal en Colombia, un reto para la economía del país

Trabajo informal en Colombia, un reto para la economía del país

183
Compartir
El trabajo informal representa un riesgo en el cumplimiento mínimo de las condiciones de bienestar a corto y largo plazo.

El trabajo informal se define como una actividad laboral fuera del margen legal, entre la población que ejerce sus labores bajo esta modalidad se encuentran: empleados informales, trabajadores de servicio doméstico, vendedores ambulantes, recolectores de oficio, entre otros. Según un informe entregado por el DANE, durante el primer trimestre del año 2019, en Colombia el 48.1% de personas empleadas se encuentran en condición laboral informal.

El trabajo informal representa un riesgo en el cumplimiento mínimo de las condiciones de bienestar a corto y largo plazo. La informalidad laboral aumenta los índices de desigualdad, disminuye las posibilidades del acceso a una pensión que cubra las necesidades básicas de los adultos mayores, reduce los índices de productividad y afecta las dinámicas económicas del país.

Si bien es cierto que el trabajo informal puede convertirse en un factor que impacte a los indicadores de pobreza extrema, Colombia es un país que prioriza la dignificación de las condiciones laborales de quienes obtienen sus ingresos de esta modalidad. Una de las estrategias que mejor funciona con ciertos sectores son los gremios. Lograr identificar la población que ejerce ciertas actividades, agruparlas según el sector y garantizar el acceso al mínimo de requisitos puede disminuir las brechas de desigualdad y riesgos laborales.

Te puede interesar: Colombia líder en empresas sostenibles

Los procesos de agremiación como solución inmediata

Un ejemplo claro de un proceso de agremiación en la ciudad de Bogotá, se presentó en el año 2013, cuando la Alcaldía Mayor de Bogotá inició jornadas de bancarización y carnetización de recolectores de oficio, cuyo propósito era dignificar su labor y promover el uso eficiente de sus recursos económicos. Para sumarse a esta iniciativa hizo falta un proceso de pedagogía y sensibilización por parte de entidades como la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos UAESP.

Trabajadores informales en Bogotá

Por otro lado, aunque organizar a los empleados informales en ciertos sectores económicos busca mejorar sus condiciones de vida y las de sus familias, este tipo de transformaciones en las dinámicas sociales de la población deben ser consensuadas. También, es importante tener en cuenta que estos procesos deben ser participativos y voluntarios, ya que se entienden como agrupaciones de carácter popular apoyadas y financiadas por las entidades estatales.

Te puede interesar: Empoderando a las mujeres en América latina 

Por último, Según cifras entregadas por el DANE en el mismo reporte, el 49.5% de las mujeres ocupadas en el país se dedican al trabajo informal, esta cifra ha ido en aumento año tras año en Colombia, sin embargo no es posible identificar si se dedican o no a labores del hogar exclusivamente. Otro factor importante es que tampoco se identifica qué porcentaje son madres cabezas de hogar o responsables económicos, lo que implica menor exactitud en el análisis de riesgos psicosociales de este sector.