Compartir

Los océanos cubren el 71% de la superficie de  la Tierra, tienen impacto sobre la economía y la salud de los seres humanos.   

Los océanos son  un canal de transporte, según estudios de la Universidad de Barcelona, por él pasan unos 700 millones de toneladas anuales. Además, el mar proporciona alimentos directos importantes -en especial- para las personas de zonas vulnerables los alimentos que pueden pescar se convierte en su único sustento.  También son una fuente de materias primas como minerales y metales preciosos.

La importancia de los mares también se ve reflejada en la energía hidráulica, ya que contiene bolsas de gas y petróleo, que producen energía renovable por los movimientos y corrientes submarinas. Sumado a eso, los océanos no sólo aportan en general a los seres humanos, en específico ayudan a personas con enfermedades como el cáncer y el alzheimer.   

Dentro del mar existen animales, algas, esponjas y sustancias, que pueden llegar a curar enfermedades huérfanas por lo que la ciencia está cada vez más interesada e investigando para lograr extraer medicamentos que lucharan contra estas enfermedades, sin embargo los esfuerzos se pueden ver afectados por la contaminación que hay en los océanos del mundo. 

Existe una isla de basura en el Océano Pacífico que según una investigación publicada en la revista Nature  se expande por 1,6 millones de Km2, es decir más grande que Colombia. Se pueden preguntar cuál es el daño que produce el plástico, y es que daña en general el ecosistema marítimo, ya sea porque los animales se enredan, o se lo comen pensando que es comida. 

Esto es una cadena de daños, ya que si los animales consumen partículas de plástico, llegaran a las personas cuando coman productos marinos. Una encuesta de la Universidad de Plymouth, Reino Unido, descubrió que se encontró plástico en un tercio de los peces capturados en ese país, incluidos el bacalao, el eglefino, la caballa y el marisco. Los humanos se empezarían a ver afectados por ingerir micro plásticos de los tejidos en peces.  

La contaminación está en manos de los humanos y por eso es necesario el llamado y el cambio a no seguir contaminando ya que en nuestras manos está, poder seguir contando con recursos sociales, ambientales y económicos que nos ofrece la vida submarina.