Inicio Biodiversidad 3 millones de árboles nuevos en el Valle del Cauca

3 millones de árboles nuevos en el Valle del Cauca

273
Compartir
ReverdeC hace parte de las iniciativas ambientales de Celsia y durante los últimos tres años ha alcanzado la cifra de 3 millones de árboles sembrados.

El programa ReverdeC se ha puesto en la tarea de sembrar árboles nativos de diferentes especies que se encuentran en categoría amenaza, como lo son el Pino Romerón, el Roble, el Caracolí, la Caoba, el Cedro Negro, el Cedro de Altura y el Cedro Rosado.

El programa hace parte de las iniciativas ambientales que realiza Celsia, y cuenta con el apoyo de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, que durante los últimos tres años ha alcanzado la cifra de 3 millones de árboles sembrados, además de contribuir a la conservación de 22 fuentes hídricas y al cuidado y la preservación de estas especies de árboles que se encuentran en peligro.

El programa busca continuar sembrando 1 millón de árboles por año, durante siete años más, aumentando la cobertura forestal y la protección de las cuencas hidrográficas. En los tres años que lleva el proyecto, el programa se ha ido fortaleciendo en territorios y zonas específicas, y buscará ahora implementar sistemas de restauración ecológica para prevenir riesgos y mortalidad de la vegetación, haciéndolos más sostenibles.

Con esos objetivos planteados, ReverdeC ha decidido que el próximo millón de árboles se sembrará en la cuenca del río Tuluá. “Dicha cuenca se intervendrá buscando generar corredores de conectividad con siembras de alta densidad y realizar de manera más controlada y cercana la medición de los impactos de este programa de reforestación a nivel social y ambiental», dijo Martha Isabel Gallego, líder del programa. Esta cuenca es importante ya que contribuye al abastecimiento de acueductos rurales y municipales con una alta demanda del recurso hídrico.

En total se han sembrado árboles de 68 especies nativas, que representan 3.153 hectáreas reforestadas, que se han adaptado fácilmente en zonas muy degradadas, aportando nutrientes a los suelos y creando condiciones adecuadas para el crecimiento de otras especies menos fuertes.