Compartir

En el mes de marzo el parlamento europeo tomó la decisión histórica, de prohibir los plásticos de un solo uso, es decir, utensilios como pitillos, platos o vasos que son  desechados tras su utilización.

En 2018 la ONU publicó un estudio comparativo realizado 192 países, sobre la prohibición y regulación de este material, el cual reveló que el 66% de estos, tiene algún tipo de regulación o impuesto a las bolsas de plástico, el 49% obliga a los productores a asumir su responsabilidad sobre el plástico utilizado, un 16% cobra impuestos a la producción y venta de plástico, y un 4% ya prohibió el uso de microplásticos en la industria.

Por su parte en Colombia, ciudades como Santa Marta, San Andrés y Providencia y municipios como Iza,  Nobsa y Guatapé decidieron prohibir el uso de estos materiales. 

Las empresas también han unido esfuerzos para reducir la producción de este material. Casi 400 organizaciones han firmado el Compromiso Global de la Nueva Economía de los Plásticos de la fundación Ellen MacArthur, que tiene como objetivo que los empaques fabricados en este material puedan ser reusados, reciclados o compostados para 2025. 

RERERÉ (REducir-REutilizar-REciclar)

Sin embargo, a pesar de los enormes impactos ambientales que tiene el plástico, es costoso dejar de utilizarlo. El plástico es un material barato, que se puede producir fácilmente en cantidades masivas y reemplazarlo con otros materiales podría resultar en un aumento en costos de empaque, transporte y logística. 

Por lo tanto, la pregunta que nos debemos hacer es ¿cómo, dentro de una economía circular, los sobrecostos de reemplazar el plástico pueden ser asumido por la industria para no afectar al consumidor? 

Emprendimientos sostenibles

Los costos ambientales no se deben subestimar. Si seguimos  produciendo y usando plástico de forma irresponsable, para 2050 habrá más plástico que peces en el océano. Por eso, emprendimientos como RERERÉ buscan soluciones eficaces y rentables, poniendo al alcance del consumidor productos empacados en materiales alternativos, más amigables con el medio ambiente.

RERERÉ (REducir-REutilizar-REciclar) es un emprendimiento que ha nacido de la necesidad de dejar de ser indiferentes ante el futuro de nuestro planeta y tomar conciencia de la inmensa responsabilidad que cada uno de nosotros tiene.

Es por eso que, de la mano de Camila Castellanos, una mujer consiente de que sí podemos generar el cambio y hacer parte de la tendencia mundial, surge la idea de crear una tienda para ofrecer al mercado colombiano el servicio de productos consumibles de cuidado personal en envases retornables, reutilizables y de materiales amigables con el medio ambiente, apoyados en tendencias de comercio mundiales como plastic free, zero waste, organic, local, fair trade y cruelty free. De este modo se generan alternativas para solucionar el gasto de empaques y compensar el impacto sobre el entorno.