Inicio Buenas Prácticas Estudiantes tienen como aula de clases un restaurante

Estudiantes tienen como aula de clases un restaurante

69
Compartir
Hasta el momento más de 400 estudiantes de primaria y bachillerato en Cali han hecho parte de una iniciativa promovida por una importante franquicia.

Cuando Daniel Echeverry, propietario de dos franquicias de Subway® en Cali desde 2013, comenzó su negocio en sociedad con dos amigos  tenía claro que el apoyo de una marca tan reconocido sería clave para posicionarse. Sin embargo, identificó que era necesario ir más allá y generar alianzas con empresas o instituciones cercanas para lograr aumentar sus ventas y flujo de consumidores con descuentos especiales.

El equipo decidió ir dos colegios cercanos a sus restaurantes con el objetivo de ofrecerles precios especiales presentando el carné estudiantil. Pero pronto vieron que, en el currículo de estudios, estos colegios dictan clases de emprendimiento a sus estudiantes y que ellos tenían mucho que aportar aquí.

Para Daniel, que es emprendedor de la franquicia de alimentos más grande del mundo, esta alianza se convirtió en el inicio de un proyecto más ambicioso. Se dio cuenta que su conocimiento podía ser una oportunidad de aprendizaje hacia los estudiantes que piensan en emprender, por eso decidió hablar con los rectores de Nuestra Señora de La Consolación y de Nuestra Señora del Rosario para ofrecer sus locales como un punto de enseñanza.

Aprendiendo la cadena de producción 

Fue así como en marzo de este año inició el proyecto de educación. En una de las clases de emprendimiento los estudiantes hacen una visita al restaurante y aprenden de primera mano como es el funcionamiento de una franquicia. La actividad cuenta con dos dinámicas dependiendo el grupo de estudiantes.

“A los estudiantes de séptimo, octavo y noveno les damos un tour muy específico donde les explicamos desde las cadenas de producción, manejo de los productos, los altos estándares de calidad que exige una franquicia multinacional como Subway®, como manejar el presupuesto hasta estrategias para un buen servicio al cliente. Además, los estudiantes están acompañados de sus profesores que les explican los temas más teóricos de emprendimiento”, comenta Daniel.

“Para estudiantes de primaria tenemos una dinámica diferente, ellos no están interesados en la teoría o en el presupuesto. Entonces realizamos una actividad mucho más interactiva, les enseñamos como hacer pan fresco, como hacer un sándwich y les ponemos el uniforme para que entiendan la importancia que tienen todos los aspectos de un negocio”, resalta el franquiciado.

Te puede interesar: «Sembrar Paz ha capacitado a cerca de 35.000 niños»

Este proyecto ha sido un éxito en los dos colegios, tanto así que van a continuar con las visitas para el próximo calendario escolar y Daniel ya está buscando otros colegios para realizar estas alianzas educativas. “Emprender es la actividad más importante del país, hoy en día vemos jóvenes que se atreven a ser independientes y generan un impacto positivo en la economía. Por eso es vital que nosotros como franquiciados exitosos les demos las herramientas a las nuevas generaciones para que puedan empoderarse de sus habilidades”, finaliza.