Inicio Responsabilidad Social Encuesta Colombiana de violencia contra menores de edad

Encuesta Colombiana de violencia contra menores de edad

349
Compartir
Este estudio focalizará las políticas esenciales, y programas que busquen el bienestar y desarrollo integral de los menores de edad.

Reducir significativamente todas las formas de violencia contra las niñas y adolescentes es el compromiso que el Gobierno Nacional tiene para proteger el futuro de nuestro país. Para trabajar en este propósito, el Ministerio de Salud y Protección Social, en alianza estratégica con 16 entidades, realizó, por primera vez en el país, la Encuesta de Violencia contra menores, que mide la prevalencia y las circunstancias alrededor de la violencia sexual, física y psicológica, que personas de 18 a 24 años reportan haber vivido durante la infancia y adolescencia y la que se reporta entre aquellos de 13 a 17 años; también identifica los factores de riesgo, los de protección y las consecuencias de la violencia.

 tres de cada diez adultos creen que para criar o educar de manera adecuada a un niño es necesario el castigo físico.

Los resultados de la EVCNNA establecieron que la física es la forma más prevalente de violencia, seguida de la sexual y la psicológica. La violencia física ocurre más en hombres, sin embargo, las mujeres reportaron en mayor proporción haber faltado a la escuela como consecuencia de la violencia física. De igual manera, la violencia sexual es más prevalente en todas sus formas en mujeres.

Alrededor de tres de cada diez adultos del mundo creen que para criar o educar de manera adecuada a un niño es necesario apelar al castigo físico.

Los datos de esta encuesta muestran que el porcentaje de jóvenes entre los 18 y 24 años que sufrió violencia sexual, física o psicológica antes de los 18 años fue de 40,8% en mujeres y 42,1% en hombres.

La violencia física antes de los 18 años afecta más a los hombres (37,5%) que a las mujeres (26,5%). La violencia sicológica por parte de padres, cuidadores, parientes o adultos antes de la mayoría de edad se ejerce más sobre las mujeres (21,2%) que sobre los hombres (9,5%).

Te puede interesar: ¿Si el plástico no es el problema, cuál es el problema?

Las personas que han estado expuestas a la violencia psicológica reportan más problemas de salud mental como estrés, conductas de auto daño e ideas suicidas. Así mismo, la encuesta señala que existe elevado consumo problemático de alcohol, tanto en mayores como en menores de edad.

La EVCNNA contribuye al fortalecimiento de la capacidad del país para diseñar, implementar y evaluar los programas de prevención de violencia y enriquecer los sistemas actuales de protección de la niñez.

«Los resultados de la encuesta generan una línea de base que nos ayudará a que las políticas públicas sean más eficientes para garantizar el derecho de todos los niños, niñas y adolescentes del país. Además, nos alineamos con la estrategia INSPIRE, para la prevención de la violencia infantil, promovida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), dijo Iván Darío González Ortiz, Viceministro de Salud y Prestación de Servicios encargado de funciones del despacho del Ministro. 

Casi una cuarta parte de las niñas de 15 a 19 años del mundo (unos 70 millones de niñas) dijo haber sido objeto de alguna forma de violencia física desde los 15 años de edad.
Te puede interesar: Trabajo informal en Colombia, un reto para la economía del país

Explicó que los menores están expuestos a la violencia sexual, incluyendo tocamientos no deseados, intento de acceso sexual no deseado, presión y coerción, y aseguró que las mujeres entre 18 y 24 años reportan con mayor frecuencia haber sufrido violencia sexual en su infancia o adolescencia, frente al 7,8% de los hombres. «El trabajo intersectorial es fundamental para el abordaje de estrategias de prevención que estén basadas en la evidencia. Aquí es importante el desarrollo de capacidades del talento humano para que identifiquen oportunamente cualquier factor de riesgo», manifestó.

González Ortiz sostuvo que es necesario generar entornos protectores que contribuyan a construir un mejor futuro para los menores  y acudir a los servicios sociales, incluidos los de salud para recibir atención y orientación cuando sea necesario.