Inicio Buenas Prácticas De la huerta a la mesa, una iniciativa sostenible

De la huerta a la mesa, una iniciativa sostenible

238
Compartir
El sector agrícola sostenible le apuesta a los pequeños productores y muestra sus prácticas ambientales con la producción de alimentos 100% orgánicos.

El sector agrícola le apuesta a los pequeños productores y muestra sus buenas prácticas ambientales con la producción de alimentos 100% orgánicos. En los alrededores de la ciudad de Bogotá, en la vereda el Verjón y en Guasca, están adoptando una práctica sostenible de producción de alimentos, un estilo de vida ecológico y saludable para transformar la sociedad.

Luis Alfonso Garzón es un productor sostenible de la vereda El Verjón, solía cultivar de forma “tradicional”, interviniendo los alimentos y el suelo con químicos para acelerar el proceso. A su finca llegó el chef Nicolás del hotel Hilton-Bogotá quien le mostró otra forma de obtener productos, sin afectar al medio ambiente.

Le puede interesar: 5 Razones para reciclar 
Campo Agricola

 

“Yo no sabía cómo producir sin intervenirlos, sembrando de esta forma aprendí que puedo hacer productos limpios y sin químicos. Además puedo transformar los alimentos, como su tamaño y su color, esto lo logro con tiempo, analizando la evolución. Es un proceso de aprendizaje, en el que he descubierto muchas cosas” afirmó Luis.

El proceso que tiene la producción de alimentos orgánicos ha ido transformando la sociedad de diferentes formas, por ejemplo para Alfonso este trabajo le brinda una oportunidad de unión con su familia “Yo trabajé como mensajero en la ciudad, salía desde temprano y volvía en la noche, no veía a mis hijos ni a mi esposa. Trabajando con los alimentos orgánicos, puedo estar con mi familia, puedo ayudar en las tareas de la casa y compartir con todos, además toda la familia se involucra en lo que hago entonces también están aprendiendo algo diferente y que aporta a la sociedad, desde la casa”.

Un avance para el agricultor Colombiano 

Los alimentos orgánicos influyen en la transformación de la gastronomía del país, el paladar de los colombianos tiene nuevas experiencias cuando son orgánicos. Además, existen variedades en alimentos tradicionales que no conocemos como es el caso de los quesos. Gilbert Staffelbach un francés que vive en Guasca, produce lácteos, dentro de los que están quesos de diferentes, tamaños y sabores, algunos desconocidos para los habitantes.

En su finca tiene cabras, las cuales también las cuida y alimenta no solo para leche sino para su carne, para él es importante consumir sus alimentos y darlos a conocer ya que tiene claro que los beneficios son muchos más en el producto orgánico y sostenible. “Es mucho mejor tomar la leche de mi cabra que las que venden en un supermercado en una caja, las personas no se imaginan qué tantos productos demás le ponen a la leche para comercializarla. En cambio la leche natural aporta los nutrientes, así como la carne de un animal que lo alimento bien y lo mantengo en buenas condiciones. Muchas personas dejan de comer carne al ver videos de cómo maltratan los animales, en los productos orgánicos todo es diferentes, el manejo limpio, el trato a los animales, el sabor de los productos, todo”.

Puede leer: ODS, aprender de ellos ahora es más efectivo

Gilbert encuentra en la producción sostenible de alimentos orgánicos una transformación para la sociedad desde los más pequeños hasta los más grandes “Cuando los niños vienen a mi finca se sorprenden de ver que si se ordeña una cabra sale leche, dejan los celulares y la tecnología a un lado y pueden descubrir y aprender actividades que en años anteriores eran tradicionales y con el pasar del tiempo se han perdido. Y los adultos cuando conocen el proceso que hay detrás de los alimentos, por una parte aprenden y quieren consumir productos limpios, y por otro lado valoran la laborar de quien produce, los cual para nosotros es muy importante que valoren nuestro trabajo”.

 

Los productos orgánicos se están convirtiendo en la elección de preferencia de diferentes cadenas de hoteles y restaurantes gourmet, los chef encuentran en estos alimentos un factor diferencial y exclusivo. “De la huerta a la mesa” es el eslogan bajo el cual trabajan los productores y los chef en cabeza del chef Aldo, del hotel Hilton-Bogotá, para los dos, en especial para los productores es muy importante que sus alimentos puedan llegar a la mesa en restaurantes reconocidos.

El impacto de los alimentos orgánicos ha sido tal, que cadenas hoteleras y restaurantes de la ciudad de Bogotá, enmarcados en los 50 mejores del mundo, están creando sus propias huertas, con ayuda de campesinos.