Inicio Derechos Humanos Historias de vida y paz luego de cinco años de Con Paz...

Historias de vida y paz luego de cinco años de Con Paz Aprendemos Más

116
Compartir

El pasado 30 de abril se realizó en la sede del Gimnasio Moderno, en Bogotá, un evento de Con Paz Aprendemos Más en el que se invitó a participantes del programa de diferentes municipios de Chocó y Putumayo a compartir sus experiencias a través de un montaje artístico que estuvo a cargo de Nicolás Montero, director del Teatro Nacional.

El programa operó en ocho municipios de Chocó y ocho de Putumayo, donde permitió mejorar las competencias académicas de 62.356 menores de edad que son impactados por la violencia, la pobreza y la falta de oportunidades que se presenta en los departamentos.

Con Paz Aprendemos Más no solo apoyó a los niños, sino que realizó capacitaciones y talleres para docentes y padres de familia, enfocados a fortalecer lazos familiares y de relacionamiento, al tiempo que formaba a 320 líderes comunitarios como agentes de protección y cambio que se encargarían de crear más de 15.000 proyectos de vida junto con los niños de la comunidad.

Antes del evento, Nicolás Montero había indicado que sería “la recopilación de las voces del programa Con Paz Aprendemos Más mediante un pequeño viaje, una mirada sobre una experiencia que tocó a miles de vidas durante cinco años y que hoy viajan desde Chocó y Putumayo para enriquecer nuestra mirada sobre la vida cotidiana, con la convicción de quienes sienten que la solidaridad y el conocimiento son indispensables para construir una sociedad más digna”.

Y es que Chocó y Putumayo hacen parte de los departamentos menos poblados y más pobres del país. Chocó cuenta con cerca de 520.000 habitantes, mientras Putumayo tiene alrededor de 364.000, de los cuáles el 46% y el 41% son menores de edad,
respectivamente.

Debido a los datos anteriores, entre otros más, se decidió que era importante implementar estrategias para mejorar la calidad educativa y de protección a menores, a lo que la directora del programa, María Fernanda Cruz, se refirió como “el reto más grande fue diseñar un programa que respondiera a las necesidades puntuales de los territorios y no imponerles unos modelos prefabricados desde Bogotá. Gracias al trabajo conjunto con las comunidades, los gobiernos departamentales y municipales lo logramos, y por eso obtuvimos los resultados esperados y unas cifras de impacto nunca antes vistas en estas regiones”.

En ambos departamentos se encuentran cifras de menos del 15% de la población bachiller, por lo que parte de la estrategia consistió en fortalecer las escuelas. “En el caso del Chocó fue fundamental la creación un documento técnico de orientaciones para incluir el enfoque étnico dentro del modelo de gestión de calidad etnoeducativa e intercultural, lo cual implica que será una directriz para todos los municipios”, afirmó Yosimar Mosquera, actual Secretario de Educación Departamental.

Al evento asistieron Hernán David Córdoba y Rosa Digna Mosquera, quienes diseñaron un sistema basado en el buen trato, la comunicación y el afecto. “Ya no basta con castigar al niño o niña: los profesores debemos entender que su comportamiento es el reflejo de lo que viven en todos sus entornos y los maestros debemos crear ambientes propicios para romper esas limitaciones y formemos a los estudiantes para la vida”, dijo Rosa Digna.

“Limitar el acceso y permanencia de los niños y niñas en las instituciones educativas es una de las principales condiciones de la pobreza, que no solo vulnera a los hogares y a la sociedad, sino que perpetúan la desigualdad, la violencia, y mantienen a la sociedad en una especie de vulnerabilidad latente”. María Fernanda Cruz Materón, directora del Programa.

Al evento asistió Marcel Lebleu, embajador de Canadá en Colombia, además de otros representantes de gobiernos y secretarías departamentales y municipales, líderes de organizaciones, aliados y ONG´s.